Sesión de pareja en bosque: Galicia

Hay cierto misticismo en un bosque, esa especie de complicidad en un espacio tan vasto donde se siente como si los árboles te abrazaran y te envolvieran dándote esa sensación efímera de conexión con lo más puro: la naturaleza… que es una sola, verde, imponente, libre. Y quizás el hecho de que la naturaleza sea sinónimo de libertad, es lo que nos cautiva de ella. 

¿Quién no quisiera tener un bosque en el patio trasero de su casa? Ya sea para acudir a él en búsqueda de silencio o para echarse al suelo con la persona amada y nada más a dejar que el tiempo corra y así conectarse con el poder sanador de la naturaleza y olvidar por un momento la rapidez con la que nos mueve la vida diaria. Sin embargo, ahí vamos en automático, con una rutina aplastante, en una sociedad de prisa donde los compromisos y las responsabilidades nos alejan cada vez más de nuestra esencia, haciéndonos incluso olvidarnos de nuestra capacidad de amar.

Y es que no cabe duda que atreverse a amar, a elegir la compañía de alguien es un acto en sí mismo revolucionario. ¿Qué cosa más atrevida y disidente hoy en día, que dos personas decididas a escoger la compañía mutua día tras día? 

Aunque no se puede poner en palabras precisas qué es amar a alguien, podríamos decir que tener a esa persona especial es como esa postal para colgar en la pared y que cada tarde al volver, la ves y te sientes que has vuelto a un hogar: ese espacio del que tú y esa otra persona, se han apropiado y le han dado vida haciendo del amor un statement.

El amor es esa certeza de que has encontrado a la persona a darte la mano para dar el paseo por el bosque, un sábado por la tarde o para cuando toque atravesar ese mismo bosque durante una noche fría buscando respuestas. Si bien esta metáfora pareciera romántica, lo cierto es que el amor, ya sea reflejado en una imagen, en una carta o en una canción, es un recordatorio de que la vida es una sucesión de decisiones que te llevan hasta esa persona con la que vas a reinventar el lenguaje de tu cuerpo, de tus sensaciones. Esa persona llegará y te hará verla a los ojos y sentir que se conectan en medio del silencio. Amar es confiarle a esa persona quién eres y que ella te confíe igual.

Al final de cuentas, por intangible o esquivo que nos parezca, el amor se manifiesta en actos sencillos y cotidianos que poco a poco se va fortaleciendo y nos va ayudando a transitar la vida y suavizarla, el amor llega para salvarnos del tedio, para hacernos sonreír. 

Esta sesión de fotos de pareja, está realizada en colaboración con The Godmother: Celebra Bonito.

COMPARTE ESTA HISTORIA
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?